Tuesday, July 8, 2014

La Música dirije, seis tocan

   Link to Tango-Therapist (new location of this blog)                            English version 


Siento nuestros pechos, que se llenan del aire
Como si fuera el aliento vivo, un dúo de Bandoneones.
















La Música Dirije, Seis Tocan 

El bandoneonista toca con tanta pasión,
Me pregunto si en el éxtasis o el dolor.
 Él y el guitarrista,
     la violinista,
        el pianista
           y nosotros, dos bailarines, somos un sexteto.
Tocamos sobre el piso pequeño de la cantina
En nuestro trance hipnótico colectiva, cuatro más dos,
Juntos damos vida a los puntitos de tinta en el papel
De un compositor que lloró al oírlo la primera vez
Su tango pintado en el aire, que nos mueve ahora a bailar.
La Música había forzado su mano para escribir.
Ahora él ve a su arte rozar con el arco del violín.
Llora el compositor mientras el pianista martilla la forma
De un tango sobre el Yunque del Muse de Harmonía.
La Música se calienta el acero del fuego de la emoción -
Pasión, avivó el fuelle del bandoneón,
Y trajo a la vida por nuestro sexteto, nosotros seis.
Mi tanguera y yo esculpimos un tango visual,
Un baile dirigido por la Música misma.

La Música dirije, seis tocan

Sentimos la presencia músicos y cómo nos conducimos,
Ellos nos admiran -- su obra del arte, moviendo y respirando.
Como miles antes que nosotros, que representamos a unirse
Los hombres y mujeres ante nosotros y escultura
Como co-colaboradores, oyentes, seguidores de La Voz.
Nos reunimos en momentos secretos privados - dos en una multitud -
Contiene toda la pasión de cada mujer y hombre
Que se han celebrado entre sí desde el principio del mundo.
Estas son las papeles de mujer y hombre que nosotros no escogimos;
Nuestros papeles de abrazo nos eligieron.

Ella me abraza y me permite su espacio,
Siento el ritmo de su corazón.
Nuestros oídos escuchan la misma voz,
Cada movimiento que percibimos a través de
Nuestros dedos, los brazos y los hombros.
Su cálido pecho contra el mío me guía.
Todo nuestro ser se funde en conjunto,
Nuestros auras divinas y terrenales entrelazados.
Siento nuestros pechos, que se llenan del aire
Como si fuera el aliento vivo, un dúo de Bandoneones.

Nos unimos, nosotros seis,
Para comenzar una nueva línea melódica,
Una nueva frase musical con su propia historia.
Su postura me permite tomar un paso
En un camino que nunca he estado.
Empujo hacia delante y su cuerpo me dice
Que ella está presente, cuerpo, alma, espíritu.
Su embrazo dice:
"¡Despacio, que te disfrutes de este momento!"
Liderados por la música, nos unimos al ritmo africano
Que el guitarrista rasguea en nuestros corazones.
Mi compañera guía a un nuevo camino,
Nuevas formas de ser y de sentir,
Mudarse a viejos sonidos, que nunca antes he escuchado.

La Música nos detiene en su forma familiar
Después de una ráfaga de notas de la Variación.
Ella y yo estamos en silencio,
Su pierna entrelazada con la mía,
Como si no me dejara escapar tan rápido,
Ella nos detiene por unos momentos más como uno,
Equilibrado y fuerte -
Una escultura en movimiento ya no se mueve--

Un monumento al momento.


La miro y silenciosamente asiento con la cabeza.
No tengo palabras.
Pero sé una cosa:
Nunca voy a llamar a una tanguera,
"La-que-sigue" de nuevo.
Escuchamos la voz de Música juntos.
Nos convertimos en uno con la orquesta.
Nos convertimos en "la seis-que-escuchamos."
Nosotros, el baile de dos que-escuchan,
Nos convertimos en La Música hecha carne,
Sobre una tierra en la necesidad de su mensaje.




No comments: